"Los Vengadores: la era de Ultrón": una crítica desde Perú

696 1

Hoy en día, los mayores éxitos de taquilla de Hollywood ya no tienen como punto de partida a la Biblia o la Roma Imperial, sino la pura fantasía de “La guerra de las galaxias”, los libros de Tolkien o las historietas de Marvel. No solo eso: los escenarios reales son ahora digitales, y el público es más “adolescente” que “adulto”.

Algo que no debería desanimar a los amantes del cine, porque siempre es posible identificar directores que recuperan algo de sutileza y creatividad para el cine comercial.

Aunque menos arriesgado que Christopher Nolan (“Batman: El Caballero de la Noche”), Joss Whedon es un inspirado artífice de estos filmes algo sobrecargados de efectos computarizados. Este segundo capítulo de “Los Vengadores” ratifica su capacidad para pasar con soltura del humor al drama, para filtrar costados sombríos en la trama, y para mirar con cierta ternura a sus criaturas –cualidades que lo distinguen del burdo trabajo de un Michael Bay (“Transformers”), o la superficialidad de un Zack Snyder (“El hombre de acero”), por ejemplo–.

Como suele suceder en la mayoría de ‘blockbusters’, Whedon evita el realismo o la oscuridad. Sin embargo, una vez que nos ha acostumbrado a las bromas pesadas de este nada solemne equipo de salvación – tienen razón los que recuerdan los desenfadados westerns de Hawks–, aparece un elemento perturbador. El más gravitante: el síndrome del Dr. Frankenstein que se apodera del científico Tony Stark (Downey Jr.), cuyas desmedidas ambiciones se encuentran, como en un espejo, con la figura apocalíptica de Ultrón.

En efecto, hay un lado de esta historia que nos hace recordar el impulso de desmesura (“hybris”) de las tragedias griegas, ese rapto de orgullo que desafía a los Dioses y que lleva a los personajes de Sófocles a la fatalidad. Pues bien, a ese tan “humano” rasgo de Stark, ahora se suma un freudiano desequilibrio de la mente, ya que son las propias obsesiones del subconsciente –que provienen de los traumas del pasado– las que amenazan con dominar a Hulk, Thor o el Capitán América.

Pero no solo hablamos de la pérdida del control interno. También se acrecienta la pérdida de la fe en el hombre. Ultrón –uno de los mejores villanos de las películas de Marvel, exquisitamente “actuado” por la voz de James Spader– parece encarnar ese destructivo escepticismo que proviene de nosotros mismos. A lo que hay que sumar otras interesantes y ambiguas encarnaciones de poderío y fragilidad: desde la adolescente “psíquica” Wanda (Elizabeth Olsen), hasta el atemorizado Bruce Banner que interpreta Mark Ruffalo –esta vez protagonizando un cruel e improbable duelo romántico con la Black Widow de Scarlett Johansson–.

Si algo echamos de menos en esta cinta, es que a veces resiente demasiado el peso de un despliegue rutinario de las coreografías de acción y explosiones, secuencias que parecen que no han sido dirigidas por Whedon, sino por un manual que los hermanos Wachowski inventaron con “Matrix”. A pesar de todo ello, este segundo capítulo de “Los vengadores” gana la partida a la tecnología. Esperemos que, por el bien del cine de Hollywood, Joss Whedon persista.


Vengadores: La era de Ultrón (2015)
    435 14

Vengadores: La era de Ultrón  (2015)

Director: Joss Whedon
Elenco: Robert Downey Jr., Chris Evans, Mark Ruffalo, Chris Hemsworth, Scarlett Johansson, Jeremy Renner, Alexis Denisof, James Spader, Aaron Johnson, Elizabeth Olsen, Thomas Kretschmann, Paul Bettany, Josh Brolin, Samuel L. Jackson, Hayley Atwell, Don Cheadle, Claudia Kim, Andy Serkis, Idris Elba, Tom Hiddleston
Sinopsis: Cuando Tony Stark intenta reactivar un programa caído en desuso cuyo objetivo es mantener la paz, las cosas empiezan a torcerse y los héroes más poderosos de la Tierra, incluyendo a Iron Man, Capitán América, Thor, El Increíble Hulk, Viuda... Leer más »

Comentarios:

Últimas Críticas:

Y lo que empezó como escapismo para tuneros, atravesó varias reinvenciones, resucitó como película de atracos anabolizada (‘Fast 5’) o revisión poligonera del modelo James Bond (‘Fast 6’) ha alcanzado, por fin, su forma más pura: la hipérbole para multisalas, la gran celebración cinéfilo-lúdica que no considera la acción como simple aliño a la ensalada dramática, sino como fin en sí misma. Leer más »

Antes de que esta película se parta, explícitamente, en dos mitades, el espectador ha recibido la información de que su protagonista —Will Smith— a) es un estafador de primera, capaz de impartir lecciones prácticas a su coprotagonista e interés romántico (Margot Robbie) en el arte de desvelar la segunda piel —criminal— de lo cotidiano y b) que, se supone, tiene un talón de Aquiles: su debilidad por la apuesta y el juego. Leer más »

El recurso del disfrute le funcionó a Boccaccio y tras él enrumba el director Arturo Sotto. Tres relatos que parten de los encuentros de un di­rector de cine —huérfano de ide­as, e interpretado por el propio realizador— con personas que aseguran atesorar experiencias dignas de ser escuchadas y cobradas en dinero sonante. Leer más »

Aunque esta excelente cinta no obtuvo la estatuilla a mejor película del año hay que reconocer que esta hecha con tanta imaginación que deja al espectador aferrado a su asiento a lo largo de todo su metraje porque tiene los ingredientes necesarios para calificar como una gran obra de arte en pleno siglo XXI. Leer más »