Boccaccerías habaneras

1013 7

El recurso del disfrute le funcionó a Boccaccio y tras él enrumba el director Arturo Sotto. Tres relatos que parten de los encuentros de un di­rector de cine —huérfano de ide­as, e interpretado por el propio realizador— con personas que aseguran atesorar experiencias dignas de ser escuchadas y cobradas en dinero sonante.

Boccaccerías habaneras es en bue­­na medida otra visión de lo nuestro cotidiano amparada en una clave hu­morística que, por su innegable vuelo artístico, llenará los cines.

Nada de humor a martillazos a partir de los aspectos críticos que pudiera tener cualquier sociedad (y que en nuestro caso son harto conocidos), sino integradas esas observaciones a historias humanas que se plantean seducir desde una sensualidad alegre e imaginativa.

El recurso del disfrute le funcionó a Boccaccio y tras él enrumba el director Arturo Sotto. Tres relatos que parten de los encuentros de un di­rector de cine —huérfano de ide­as, e interpretado por el propio realizador— con personas que aseguran atesorar experiencias dignas de ser escuchadas y cobradas en dinero sonante.

Al igual que aquellas comedias italianas de los años setenta, el espectador saldrá del cine valorando preferencias en torno a estas tres “confesiones íntimas”, que si bien parten de un mismo hilo conductor, fueron filmadas en diferentes tonos narrativos sin descuidar uno de los méritos del filme, el guion, tanto en lo relacionado a sus peripecias co­mo en la construcción de los personajes.

Y si de gusto se trata me inclino por la primera historia, Los primos, y la tercera, La historia del tabaco, en la que la debutante Yudith Cas­tillo (talento y voz) se hace presencia abarcadora en una trama donde el suspenso y el erotismo se entrelazan para contar los tejemanejes de una mujer dispuesta a conquistar a un joven recién ingresado en una tabaquería.

Los primos, arranque de Bo­cca­ccerías habaneras, hace gala de un humor corrosivo y trata aspectos de la sociedad relacionados con el poder de los que “más tienen” sobre la base del “invento”, e igualmente las ridiculeces de personas empeñadas en realizar festejos que hagan palidecer al rey de las picuencias. Aunque también hay aquí una re­flexión muy se­ria acerca de realidades humanas y sociales, que por lo terrenal del asunto, no distan del renacentismo boccacciano.

A No te lo vas a creer, la segunda historia, no le faltan aciertos, pero la trama resulta algo rocambolesca y por momentos una improvisación bus­cada aporta menos que lo de­seado.

De lo que sí no cabe duda es que todo aquel que vaya a ver Bocca­ccerías habaneras irá al seguro, por­que la risa inteligente siempre será un buen premio.


Boccaccerías Habaneras (2013)
    2412 87

Boccaccerías Habaneras  (2013)

Director: Arturo Sotto
Elenco: Daniel Amat, Félix Beatón, Mario Guerra, Claudia Álvarez, Raúl Bravo, Raúl Lora, Tulio Marín, Yadier Fernández, Omar Franco, Luis Alberto García, Ulises Aquino, Yudith Castillo, Yerlín Pérez, Patricio Wood, Yordanka Ariosa, Luis Ángel Batista, Irela Bravo, Jorge Perugorría, Cucú Diamante
Sinopsis: Tres historias independientes enlazadas por un hilo central: el cuarto de un escritor, en crisis imaginativa, donde las personas acuden a contar historias con la esperanza de convertirse en temas y personajes de novelas. En ese orden vamos descubriendo los... Leer más »

Comentarios:

Últimas Críticas:

Hoy en día, los mayores éxitos de taquilla de Hollywood ya no tienen como punto de partida a la Biblia o la Roma Imperial, sino la pura fantasía de “La guerra de las galaxias”, los libros de Tolkien o las historietas de Marvel. No solo eso: los escenarios reales son ahora digitales, y el público es más “adolescente” que “adulto”. Leer más »

Y lo que empezó como escapismo para tuneros, atravesó varias reinvenciones, resucitó como película de atracos anabolizada (‘Fast 5’) o revisión poligonera del modelo James Bond (‘Fast 6’) ha alcanzado, por fin, su forma más pura: la hipérbole para multisalas, la gran celebración cinéfilo-lúdica que no considera la acción como simple aliño a la ensalada dramática, sino como fin en sí misma. Leer más »

Antes de que esta película se parta, explícitamente, en dos mitades, el espectador ha recibido la información de que su protagonista —Will Smith— a) es un estafador de primera, capaz de impartir lecciones prácticas a su coprotagonista e interés romántico (Margot Robbie) en el arte de desvelar la segunda piel —criminal— de lo cotidiano y b) que, se supone, tiene un talón de Aquiles: su debilidad por la apuesta y el juego. Leer más »

Aunque esta excelente cinta no obtuvo la estatuilla a mejor película del año hay que reconocer que esta hecha con tanta imaginación que deja al espectador aferrado a su asiento a lo largo de todo su metraje porque tiene los ingredientes necesarios para calificar como una gran obra de arte en pleno siglo XXI. Leer más »